CONAINCO: “Mostramos a la gente en qué se gasta el dinero de sus impuestos”

10-08-2017
Esta mañana arrancó la Convención Nacional de la Construcción y la Industria y el titular del MOPC, Ramón Jiménez Gaona, presentó una rendición y balance de gestión de estos últimos cuatro años. “Es para que la gente conozca cómo y en qué se gasta el dinero de los impuestos, los bonos soberanos y los préstamos”.
 
A continuación lo que dijo el ministro durante acto de apertura de la CONANINCO:
 
Les damos la más cordial bienvenida a esta primera Convención Nacional de la Industria de la Construcción y a la segunda Expo Obras de infraestructura pública, a la que hemos denominado CONAINCO, un juego de palabras que refleja cabalmente la dinámica, el auge y la importancia que hoy tiene la construcción de infraestructura pública en el desarrollo del país. 
 
Esta es una iniciativa del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, que tuvo el apoyo inmediato de los gremios de la construcción. Muchas gracias a los directivos de la Cámara Vial Paraguaya (Cavialpa), la Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco) y la Cámara Paraguaya de la Vivienda (Capavi).
 
Los objetivos de esta convención son debatir las visiones que existen sobre el desarrollo económico a través de las obras de infraestructura y los planes existentes a corto, mediano y largo plazo, en el marco de una política de Estado seria y previsible establecida por el presidente de la República, Horacio Cartes.
 
Además, queremos aprovechar este espacio para promover charlas sobre temas técnicos de interés gremial, revelar nuevas tecnologías de la construcción y mostrar a la ciudadanía cómo y en qué se invierten los impuestos, los bonos y los préstamos.
 
Es bueno sincerarnos y señalar que existen y tenemos diferencias con el sector privado, pero es natural que las tengamos. La administración de esas discrepancias es una señal de madurez y de una democracia saludable. Lo importante es que las divergencias entre el sector público y el sector privado no sean insalvables y sean expuestas con claridad. Nos necesitamos los unos a los otros.
 
El crecimiento sostenido en materia de infraestructura que estamos viviendo es la muestra palpable de que podemos crecer y desarrollarnos en medio de la disparidad. La ciudadanía está cansada de los que solo ponen palos en la rueda o miran solo sus bolsillos.
 
La situación económica del Paraguay goza de buena salud en medio de la crisis regional. En ese contexto, la participación de la construcción en el crecimiento económico es del 14%. Datos extraoficiales manejados por los gremios de la construcción señalan que el sector aporta 150.000 puestos de trabajo de manera directa e indirecta. Hoy, más de 60 industrias se mueven alrededor de las obras públicas aportando desde asfalto, cemento y piedra hasta elementos de alta tecnología.
 
El aporte de la construcción es importante en el crecimiento económico del país. Y en medio de esta realidad creemos que la apertura de las licitaciones a compañías internacionales favoreció ampliamente a la ciudadanía, y también a las empresas nacionales. La inversión hoy puesta al servicio del bienestar de la gente requiere de ampliar la base de oferentes y fomentar la competencia. En el MOPC necesitamos de empresas constructoras locales fuertes, solventes, serias, con ganas de crecer y modernizarse. 
 
Es por ello que esta administración tomó la decisión de cancelar más de 30 contratos de obras con empresas incumplidoras. Es inadmisible que plazos de terminación de obras de 30 meses se extiendan hasta 70 meses o más.
 
Todavía hay mucho por corregir, y vicios que desterrar, pero el resultado de la nueva política y de la gestión de gobierno del Presidente Cartes se traduce en la reducción del costo de las obras, el aumento de la calidad, el cumplimiento de los plazos, la generación de empleo y el pago a tiempo de los certificados de obras.
 
En este Gobierno no hubo ni existe discriminación alguna. Hay plena apertura y transparencia en los procesos de licitación. Apuntamos a que las pequeñas empresas se conviertan en medianas, las medianas en grandes y que nuestras grandes constructoras compitan de igual a igual o se consorcien con las internacionales. 
 
Cabe destacar que, entre el 2014 y mediados del 2017, el 42% de las obras estratégicas y emblemáticas licitadas por el Gobierno fueron adjudicadas a empresas nacionales, el 47% a consorcios integrados por empresas paraguayas y extranjeras, y solo el 11% a compañías exclusivamente internacionales. 
 
Es decir, en el 89% de las obras licitadas están presentes empresas paraguayas, como adjudicatarias, consorciadas o tercerizadas. Estamos hablando de un universo de contratos por valor de 1.500 millones de dólares. En estos índices no consideramos obras y servicios de menor valor que realizan pequeñas y medianas empresas nacionales.
 
Efecto de esta bonanza es el mejoramiento del parque de maquinarias de las empresas con el incremento de la importación de equipos nuevos, la capacitación de la mano de obra, categorización de los profesionales técnicos y la incorporación de tecnología avanzada en las obras.
 
¿Hay cosas que mejorar? Claro que hay cosas que mejorar, y el MOPC está encaminado en adecuar su estructura administrativa y técnica para enfrentar los nuevos desafíos de la modernidad y de las necesidades del país.
 
¡Bien! Con motivo de que estamos cumpliendo el cuarto año de gestión al frente del MOPC, quisiera aprovechar esta oportunidad para dar a conocer lo actuado en nuestra cartera en el último año y hacer un consolidado de los cuatro años, considerando que, aunque somos conscientes de que hay mucho por hacer, la actividad en el área es tan dinámica que supera toda expectativa.
 
Desde el inicio de nuestra gestión hemos trabajado para construir y transmitir una imagen de transparencia y honestidad a toda prueba en la administración de la cosa pública, de manera a ganarnos la confianza ciudadana. 
 
Sabíamos y esperábamos ataques de sectores que se verían afectados por nuestra labor, porque vinimos para romper esquemas, derribar paradigmas y trabajar por y para la gente. 
 
Sin embargo, supera nuestras previsiones ese afán esforzado de desacreditar un Gobierno, y una administración, que hoy hace posible cuadruplicar la gestión, desterrar las paladas iniciales con anticipos que no tienen retornos, reducir el costo de la infraestructura pública aumentando la calidad de la obra, entre otros beneficios.
 
Las campañas tendenciosas y falaces no nos desalientan y confiamos que la ciudadanía sabrá diferenciar la verdad de la mentira publicada.
 
Hoy, aquí, ratificamos nuestro compromiso de actuar con transparencia y con honestidad; así como de trabajar sin descanso en busca del bienestar y la felicidad de la gente.
 
Defendemos y defenderemos nuestra labor porque tenemos la conciencia limpia y la convicción patriótica de hacer bien las cosas. No vinimos a la función pública para cosechar aplausos, pero tampoco para soportar estoicamente la infamia.
 
Aceptamos las críticas cuando existan discrepancias en la concepción del modelo de desarrollo, o cuando podamos equivocarnos en la toma de decisiones, pero rechazamos toda acusación o cualquier insinuación de deshonestidad en el ejercicio de nuestras funciones. 
 
Hemos soportado la más grande infamia en relación al Superviaducto. Esta emblemática obra tuvo un costo estimado de Gs. 135.000 millones y se construyó por Gs. 124.000 millones. La adjudicación representó un 9% menos que el precio estimado. Es la primera obra que no tuvo sobrecosto y se terminó en plazo. Es más, las modificaciones realizadas al diseño antes de su construcción_como permitía el contrato_ demandaron un mayor costo que fue imputado a las ganancias de la empresa constructora. El Estado no pagó un guaraní más de lo presupuestado.
 
Los ajustes en el arranque de su operación son normales en una obra nueva de esa envergadura. Es una obra de calidad que desde su habilitación mejora la calidad de vida de más de 200.000 personas por día. 
 
Otro blanco de las críticas despiadadas es la Licitación para la Modernización del Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi. Este es un proceso que se lleva adelante, con absoluta transparencia, seriedad y legalidad, por 5 instituciones: la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DINAC), el Ministerio de Hacienda, la Secretaría Técnica de Planificación, la Procuraduría General de la República y el MOPC. Más de 40 profesionales de primera línea trabajan con el asesoramiento de prestigiosas instituciones internacionales.
 
Las discrepancias con la Contraloría General de la República son conceptuales. Todas las acciones emprendidas con relación al proceso para la modernización del Aeropuerto Silvio Pettirossi son para salvaguardar la credibilidad de un instrumento válido y necesario como la Ley de Alianza Público Privada (APP).
 
Creí conveniente aprovechar este auditorio, y este tiempo, para hacer un descargo en homenaje a la ciudadanía.
 
No somos infalibles, pero nos ratificamos en que este es uno de los Gobiernos más transparente, eficiente y honesto en la historia del país.
 
En fin, les pido su tiempo y su atención para revisar lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo y lo que estamos planificando para un futuro inmediato. Todavía tenemos un largo año para seguir trabajando por el bienestar de la gente. 
 
 Veamos los logros alcanzados en las áreas misionales del MOPC:
 
(Se pasa audiovisual con locución)
 
Les habíamos pedido tiempo y paciencia. Estos hitos son una apretada síntesis del trabajo realizado en este tiempo.
 
Paralelamente a la labor primaria del MOPC, les había adelantado que esta administración trabaja para la adecuación de su estructura orgánica de manera a hacer frente a los desafíos del desarrollo. 
 
En ese aspecto cabe resaltar los siguientes puntos:
- Hemos iniciado el proceso para la actualización del Plan Maestro de Infraestructura, Transporte y Logística, cuyo estricto cumplimiento nos ha permitido alcanzar los niveles de ejecución actuales.
- La creación de dependencias técnicas como la Dirección de Proyectos Estratégicos (DIPE), que se encarga de los proyectos estratégicos a ser financiados con fuentes no tradicionales como las leyes de APP y Llave en Mano; y la implementación de la Unidad Ejecutora de Proyectos que lleva adelante inicialmente los proyectos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
- La próxima incorporación de 120 nuevos ingenieros que serán capacitados en la mejor universidad latinoamericana de ingeniería, la Universidad de Sao Paulo (USP).
- La creación de un Banco de Proyectos con diseños de ingeniería para obras por más de 1.200 millones de dólares.
- La contratación de una empresa internacional de gestión para fortalecer la capacidad técnica del Ministerio.
 
Este es el legado que dejaremos para la siguiente administración. 
 
En el 2013 entramos sin nada…, o mejor, con una deuda de 110 millones de dólares que cubrir, con más de 140 obras paradas, sin financiamiento, y unas expectativas enormes que atender.
 
La realidad del próximo gobierno será muy distinta. El Gobierno del Presidente Cartes dejará una hoja de ruta a seguir y una vara bien alta a superar.
 
Hasta aquí hemos hablado de lo que ya hicimos y de lo que estamos haciendo; ahora seré breve para mencionar lo que se viene para el año que resta y ya seguramente para el próximo gobierno.
 
Seré breve porque al mediodía tenemos programado un panel-debate sobre lo que se viene en materia de infraestructura y sus fuentes de financiamiento, junto con la ministra de Hacienda Lea Giménez y un representante de los gremios de la construcción.
 
En cuanto a lo programado, estos son los proyectos que se vienen:
 
(Se pasa audiovisual con locución)
 
Nos hemos extendido, pero era necesario mostrar lo que este gobierno patriótico viene haciendo y proyectando.
 
Mi gratitud al Presidente de la República, Don Horacio Cartes, por la confianza, el respaldo y el liderazgo. Sin Usted, Señor Presidente, nada de esto hubiese sido posible.
 
Mis agradecimientos a mis colegas ministros, presidentes de entes, directores de las binacionales. Sepan que estos logros son de todos. El trabajo coordinado evidencia que somos un equipo comprometido, que comparte la visión del país que estamos construyendo. 
 
Mi reconocimiento a los viceministros, directores, jefes, profesionales, técnicos y funcionarios del MOPC, por su dedicación y esfuerzo para la conquista de las metas propuestas.
 
Mis agradecimientos a la ciudadanía por el acompañamiento y su paciencia ante el estrés que provocamos con nuestras obras.
 
Hoy, ratificamos nuestro compromiso con la transparencia, la honestidad, el desarrollo y el bienestar de la gente.
 
¡VIVA EL PARAGUAY!

 

« Ir al listado de Noticias